sábado, 25 de junio de 2016

Vivencias del segundo embarazo

Radicalmente se ha tratado de una vivencia totalmente diferente.

La experiencia es un grado. Cada sensación, cada molestia, etc. ya la había experimentado y eso ha hecho que lo viva muchísimo más tranquila y segura de mi misma.

En el primer embarazo fui muchas veces a urgencias con dudas de si lo que me pasaba era o no era normal, engordé 16 kilos, hice natación, pelota, relajación... cogí la baja a los seis meses, etc.

Ésta vez, por suerte, no he ido a urgencias en las 35 semanas que llevo, solamente he engordado 6 kilos, sigo trabajando...

Le doy gracias a la vida por poder vivir estas dos experiencias tan diferentes. Cuando en el primer embarazo el ginecólogo nos dijo que solo era un bebé y que no tiraban adelante los dos embriones que nos habían implantado me pareció lo peor del mundo (y me lo sigue pareciendo) pero ese hecho ha permitido que se produzca mi segundo embarazo y pueda vivirlo desde la calma y la experiencia. Estoy casi segura que con mellizos no hubiese llegado un tercero.

Voy a clases de maternidad, repito curso ;) pero mis dudas son las mínimas. Por ejemplo, recuerdo todas las preocupaciones que tenía sobre la lactancia, ésta vez ya se lo que tengo que hacer.

Ahora nos toca vivir una nueva experiencia. Habrá que ver como lleva la baby con veinte meses la llegada del nuevo miembro de la familia y como se adapta a aprender a compartirme. Ella se muestra muy cariñosa con la barriga, sabe decir el nombre de su hermano, tiene clarísimo que el bebé comerá teta y parece que entiende que un día pasaremos a ser cuatro porque yo iré a buscarlo pero... habrá que vernos en la práctica. Aquí estan mis miedos ésta vez. La baby que me tiene 24h para ella, a demanda completa, que nunca le niego nada y me adapto a respetarla al màximo tendrá que pasar a ser la herman mayor, aprender a esperar, a compartir... Es muy buena, seguro que con paciencia y amor lo hacemos llevadero. Éstos dos ingredientes son la clave. 

Parece que si todo sigue igual me haran cesarea programada. En la próxima visita se acabará de decidir. El bebé está en percentil 98%, es grandote y no contemplan la posibilidad de parto vaginal por lo "fresca" que está la anterior cesarea. Ésto conllevará a que tenga que pasar más días en el hospital y separarme de mi baby 4-5 días me pone los pelos de punta. Nunca nos hemos separado por la noche. Nunca la he dejado a dormir en casa de nacie. Y tener que hacerlo si o si me satura. Veremos que tal lo llevamos. Seguro que ella, que es una campeona, mejor que yo.




1 comentario:

  1. Qué bien lo llevas! Mi segundo embarazo también está siendo muy distinto al primero, pero para peor. Estoy mucho más pesada, menos ágil, más incómoda...pero bueno, también deseando tener a mi niña que complete mi familia, hacerle ese gran regalo a su hermano y descubrir cómo reacciona él. A mí el dejarlo unos días con mi familia no me preocupa, ya lo he hecho y él encantado, pero no sé qué reacción tendrá al verme con la hermanita en brazos y darse cuenta de que no se va a ir a ninguna parte ya!! Bueno, que te vaya genial este tramo final del embarazo y ya nos contarás cómo va esa cesárea! Un abrazo

    ResponderEliminar